¡Alerta! La incontinencia urinaria no es un tema de la vejez

Redacción Mi salud es hoy (I)

Solemos pensar que la incontinencia urinaria –esa pérdida del control de la vejiga– es algo propio de los adultos mayores. En gran parte sí, es un problema bastante frecuente en esta población; sin embargo, muchas personas de distintas edades también lo padecen, pero por vergüenza lo ocultan y pensamos que es inexistente. Quien lo sufre no lo comenta y se siente solo, sin saber que la mayoría de las veces solo con un cambio en su estilo de vida, en su dieta y con una consulta médica puede solucionarlo.

“La incontinencia urinaria puede pasar en cualquier etapa de la vida y en ambos sexos. Sin embargo, es más común en las personas mayores y en las mujeres. Si a usted se le escapa gotas de orina al toser, reír o al hacer algún esfuerzo, o si se ha dado cuenta que moja la ropa interior acuda de inmediato a su médico de cabera”, indica el doctor Francisco Pérez García, urólogo.

¿Tengo incontinencia?

Este problema puede ir desde pérdidas de orina pequeñas y ocasionales a cantidades moderadas con mayor frecuencia. Estos son algunos casos:

  • Por urgencia, hay una necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina.
  • Por esfuerzo, cuando la orina se escapa al toser, estornudar, reír con fuerza, hacer ejercicio o levantar algo pesado.
  • Por rebosamiento, es un goteo de orina constante porque la vejiga no se vacía por completo.
  • Funcional, debido a una discapacidad física o mental que impide llegar al baño a tiempo.
  • Mixta, cuando hay más de un tipo, por ejemplo la de esfuerzo y la de urgencia.

Causas de la incontinencia urinaria

Hábitos, enfermedades o problemas físicos pueden ser la razón, pero también –según el tipo de incontinencia– pueden haber otros elementos que ocasionan la incontinencia urinaria, como alcohol, cafeína, bebidas gaseosas o agua mineral, edulcorantes, chocolate, ajíes, cítricos, alimentos con alto contenido de especias, azúcar o ácidos, altas dosis de vitamina C, diuréticos, medicina para la presión arterial y el corazón, sedantes y relajantes musculares. Todos estos estimulan la vejiga e incrementan el volumen de orina.

Ciertos cambios en la vida o afecciones que también pueden incidir en este problema son: infecciones en las vías urinarias, estreñimiento, embarazo, parto, envejecimiento, menopausia, agrandamiento de próstata, cáncer de próstata y obstrucción en las vías urinarias. Un trastorno neurológico (esclerosis múltiple, Parkinson, accidente cerebrovascular, tumor, lesión medular) puede interferir en las señales nerviosas que controlan la vejiga y ocasionar incontinencia.

A tomar en cuenta…

Aunque las mujeres suelen ser más propensas a sufrir de incontinencia urinaria de esfuerzo, los hombres con problemas en la próstata tienen mayor riesgo a la de tipo de urgencia y rebosamiento. Por otro lado, el sobrepeso (que aumenta la presión sobre la vejiga), el tabaquismo, los antecedentes familiares y algunas enfermedades, como la diabetes, pueden aumentar las posibilidades de perder orina involuntariamente.

“En la actualidad, hay muchos tratamientos para la incontinencia urinaria. El tratamiento varía según el tipo de incontinencia urinaria que tenga el paciente, qué tan avanzado sea y, sobre todo, qué se adapta mejor a su estilo de vida”, dostiene el doctor Pérez.

El entrenamiento de control de vejiga podría ayudar a obtener un mejor control, entre ellos están:

  • Ejercicios para los músculos pélvicos (Ejercicios Kegel)
  • Biorretroalimentación (llamado biofeedback)
  • Visitas programadas para la micción
  • Cambios en su estilo de vida

Hay que ir al médico cuando…

La incontinencia empieza a afectar la calidad de vida porque restringe las actividades personales, sociales y laborales, y repercute negativamente en la persona. No hay que olvidar que la incontinencia puede ser producto de una infección o de algún problema mayor que se ignore. Además, a mediano plazo, la incontinencia también puede generar problemas en la piel que se mantiene húmeda.

Según el caso, el especialista realizará una evaluación, exámenes y propondrá un tratamiento de ser necesario. Y aunque no puede evitarse, siempre será bueno a manera de prevención (para esta y otras enfermedades) mantener un peso saludable, hacer ejercicio, evitar alimentos que irriten la vejiga, ingerir más fibra y evitar el cigarrillo.

 

Fuentes:

Dr. Francisco Pérez García. Urólogo. Teléfono: 0993614820. Guayaquil.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/urinary-incontinence/symptoms-causes/syc-20352808

 

Perspectivas:

  • La incontinencia urinaria no es un problema exclusivo de los adultos mayores, pues se puede sufrir a cualquier edad.
  • Tanto mujeres como hombres pueden padecer este problema. En ellos, sobre todo cuando hay alteraciones en la glándula prostática.
  • El sobrepeso puede incidir en la incontinencia urinaria, ya que se ejerce una mayor presión sobre la vejiga, con la consecuente pérdida involuntaria de orina.
  • Bebidas alcohólicas y carbonatadas, así como alimentos dulces y muy condimentados también pueden afectar a la vejiga.
  • Hay que consultar al médico si se empieza a perder orina de forma involuntaria, especialmente cuando esta situación afecta la calidad de vida personal, social y laboral.