Ayuno intermitente y salud metabólica: ¿buena pareja?

Redacción Mi salud es hoy (I)

En los últimos tiempos el ayuno intermitente ha empezado a formar parte de la vida de muchos que buscan bajar de peso. Este tipo de alimentación consiste en comer en intervalos de tiempo específicos; generalmente, 12 horas en las que se ayuna y 12 en las que se organizan las comidas, aunque algunos estudios sugieren que el ayuno sea de 16 horas y la ingesta de comida durante las ocho horas restantes. Sin embargo, algunos se preguntan si esto es saludable.

¿Hay beneficios?
“No puedo decir que sea mala pareja”, afirma la nutricionista guayaquileña Gabriela Jordán sobre el ayuno intermitente y la salud metabólica. “Como en todo, su efectividad va a depender de cada persona. No todos pueden resistir un ayuno. Muchas veces, de esa manera, hostigamos a la fuerza de voluntad y lo que se puede obtener es el efecto opuesto. Las personas que logran hacer el ayuno pueden obtener una reducción de la inflamación y mejora de las siguientes afecciones asociadas a la inflamación, como la enfermedad de Alzheimer, artritis, asma y esclerosis múltiple”.
Según el Dr. Mark Mattson, sí. Así lo explica en un artículo publicado en la revista científica The New England Journal of Medicine, en el que señala que el ayuno intermitente fomenta la salud celular, quizás porque activa el denominado cambio metabólico que mejora la regulación de la glucemia, aumenta la resistencia ante el estrés oxidativo y disminuye la inflamación durante varios periodos.

Lo que tiene de bueno

Según varios estudios y ensayos clínicos realizados en personas y animales, el ayuno intermitente podría mejorar la salud en los siguientes aspectos:

  • Desempeño cognitivo: estudios descubrieron que aumenta la memoria asociativa, espacial y de trabajo en animales, así como la memoria verbal en humanos.
  • Salud cardiovascular: mejora de la presión arterial y la frecuencia cardiaca en reposo.
  • Desempeño físico: hombres jóvenes que ayunaron por 16 horas perdieron grasa y mantuvieron masa muscular, mientras que ratones mejoraron su resistencia al correr.
  • Diabetes y obesidad: en animales, previene la obesidad y en humanos ha sido efectivo para la pérdida de peso.
  • Daño de los tejidos: en animales, limitó el daño de los tejidos y mejoró los resultados quirúrgicos.

Falta más investigación
Aún se han realizado pocos estudios sobre el ayuno intermitente, por lo que si alguien desea intentarlo es mejor que lo haga bajo la supervisión de un médico y un nutricionista. Incluso quienes ya lo han incorporado a su estilo de vida deben evaluar su estado de salud con regularidad para garantizar que se satisfagan las necesidades nutricionales de su organismo. Además, luego del ayuno, se debe controlar la ingesta de alimentos, ya que ayunar no debe ser una excusa para comer mal o exageradamente en lo posterior.
¿Qué tipo de personas pueden hacer este tipo de ayuno? “Recomiendo el ayuno a las personas que piensan que ese puede ser su estilo de vida”, sostiene Jordán.

Antes de hacer ayuno intermitente…
Hay que saber que, sobre todo al inicio, las personas sienten hambre, irritabilidad y disminución en la concentración durante el tiempo de restricción calórica. Esto logra superarse generalmente un mes después.

Quienes no deben hacerlo
La práctica del ayuno intermitente no se recomienda a quienes han padecido de trastornos de conducta alimentaria, tienen tendencia al estrés y la ansiedad. Además, “se desaconseja a las mujeres embarazadas, lactantes y las personas con diabetes, reflujo, cálculos renales y cirugías bariátricas”, aconseja la doctora Jordán.

Perspectivas

  • Las personas que logran hacer el ayuno pueden obtener una reducción de la inflamación y mejora de afecciones asociadas a la inflamación, como la enfermedad de Alzheimer artritis, asma y esclerosis múltiple”, Gabriela Jordán, Nutricionista.
  • Si alguien desea intentarlo, es mejor que lo haga bajo la supervisión de un médico y un nutricionista. Incluso quienes ya lo han incorporado a su estilo de vida deben evaluar su estado de salud con regularidad para garantizar que se satisfagan las necesidades nutricionales de su organismo.
  • Se desaconseja a las mujeres embarazadas, lactantes y las personas con diabetes, reflujo, cálculos renales y cirugías bariátricas.

Fuentes:
Dra. Gabriela Jordán Herrería. Nutricionista clínica. Teléfono: 04-2832784 – 0994071405. Cdla. Entreríos. Samborondón
https://www.hopkinsmedicine.org/international/espanol/news-releases/intermittent-fasting-live-fast-live-longer