Cinco creencias erróneas sobre la bipolaridad

Redacción Mi salud es hoy (I)

La bipolaridad es una enfermedad mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo. Se caracteriza por periodos de mucha euforia, llamados manía o hipomanía, y lapsos depresivos. El diagnóstico adecuado es importante para que el paciente reciba el tratamiento psicológico y farmacológico necesario para llevar una vida normal.

Durante las crisis, el paciente puede tener una sensación de energía exagerada, poco sueño, pensamiento acelerado y delirios que pueden poner en riesgo su vida, explica Luis Merlo, profesor de psiquiatría de la Universidad Internacional del Ecuador. Entre la población existen muchos errores de concepto sobre la bipolaridad. Merlo enumeró algunos:

Error: usar bipolar como adjetivo

“Coloquialmente, muchas personas dicen yo soy bipolar o mi amigo es bipolar, porque se despiertan con un estado de ánimo y en la tarde tienen otro estado de ánimo”, dice Merlo. Sin embargo, esto es incorrecto, ya que el trastorno bipolar es una patología que produce un grado de incapacidad si es que el paciente no es tratado adecuadamente.

Error: creer que los pacientes son agresivos

Los pacientes con bipolaridad no son peligrosos para otras personas, aunque durante una crisis sí pueden ponerse ellos mismos en peligro. Por ejemplo, puede experimentar delirios que les hacen creer que tienen un superpoder, que tienen una misión especial o que son parte de la realeza. Esto puede llevarles a ponerse en situaciones de riesgo.

Error: creer que los bipolares no son aptos para el trabajo

Las personas bipolares, explica el médico, son muy funcionales entre crisis. Además, por lo general, su coeficiente intelectual es promedio o superior al promedio. Una vez que reciben el diagnóstico, asegura Merlo, suelen estar muy motivados para tomar la medicación y mejorar.

Error: creer que es necesario hospitalizarlos

En la actualidad existen medicamentos que previenen las crisis. Por lo tanto, no es necesario hospitalizar a los pacientes con bipolaridad. De hecho, el hogar es el mejor lugar y la familia es la mejor compañía para el paciente que no está en crisis. La hospitalización se usa en casos de episodios maníacos, para evitar que el paciente se ponga en riesgo.

Error: creer que la medicación es para sedarlos

Entre los pacientes puede haber preocupación por que el tratamiento farmacológico se toma por muchos años o pueden creer que el tratamiento tiene un efecto sedativo. Sin embargo, el objetivo de las medicinas no es la sedación, sino la prevención de crisis. Realmente, estos fármacos son estabilizadores del ánimo para evitar episodios maníacos o depresivos.

Fuente

Luis Merlo, profesor de psiquiatría de la Universidad Internacional del Ecuador / 0997605611

 

Insights

  • La bipolaridad es una enfermedad mental que causa episodios de mucha euforia o depresivos.
  • Usar “bipolar” como adjetivo es incorrecto, pues esta es una enfermedad que debe ser diagnosticada.
  • Los pacientes con bipolaridad no son agresivos, aunque sí pueden ponerse en riesgo a sí mismos.
  • Las personas bipolares son muy funcionales entre episodios o cuando siguen su tratamiento.
  • Ahora existen tratamientos que previenen las crisis, así que ya no es común la hospitalización.
  • La medicación no tiene un efecto sedativo, sino que busca estabilizar el ánimo del paciente.