¿Cómo mejorar tu dieta?

Redacción Mi salud es hoy 

Cambiar la dieta es un reto, sin embargo, no es imposible. Cada caso es diferente, por lo que es recomendable acudir a un profesional de la nutrición. Pero, en términos generales, si has decidido mejorar tus costumbres de alimentación, a continuación, te dejamos algunas recomendaciones para que no pierdas la motivación y te mantengas trabajando en el objetivo:

Reflexión y motivación

Una vez que hayas aceptado que tus hábitos alimenticios te están haciendo daño, el primer paso es reflexionar sobre las ventajas y desventajas de aprender a comer mejor.

El siguiente paso es buscar una motivación para mejorar esos hábitos. Para ello, la experta recomienda plantearse un objetivo nutricional y un objetivo emocional. El primero puede ser, por ejemplo, disminuir cuatro kilos en un tiempo determinado. En cuanto al objetivo emocional, este debe responder a la pregunta para qué bajar de peso. La respuesta puede ser, por ejemplo, para poder jugar con los hijos o para usar una talla menor de ropa.

Apoyo

Es difícil apegarse a hábitos saludables cuando en el puesto de enfrente en la mesa hay un plato lleno de alimentos tentadores. Por eso, cuando una persona va a cambiar sus hábitos, la familia debe sumarse al reto.

El lenguaje también puede convertirse en un apoyo importante. Si el nutricionista o la familia le dicen al paciente que tiene que comer saludable o que no debe comer tal comida, el paciente sentirá que comer saludable es una obligación y no un deseo para mejorar su salud. 

Planificación

En muchas ocasiones, es más fácil y rápido pedir comida rápida o freír algo ya precocido. Sin embargo, estas comodidades de la vida contemporánea traen su factura. Para evitarlo, es mejor planificar la alimentación de la semana.

Al hacer compras, buscar vegetales a los que quizá no se les prestaba tanta atención. Ya en casa, buscar recetas novedosas para mantener la motivación.

Recaídas

Preferible que no haya día de recompensas, un método que utilizan algunos profesionales para permitir que sus pacientes coman postres u otras golosinas una vez a la semana. Se recomienda que las recompensas por alcanzar objetivos no sean con comida, sino con otro tipo de regalos, como con un día de spa.

Por otro lado, las recaídas son una oportunidad, eventos permiten trabajar con el paciente para que recuerde sus objetivos y motivaciones, y de esta manera, reforzar su proceso de cambio. 

Perspectivas

  • Cambiar los hábitos de alimentación puede ser difícil, pero no es imposible.
  • En muchos casos es necesario hacer estos cambios junto a un profesional de la nutrición.
  • El primer paso es reflexionar sobre las ventajas y desventajas de cambiar las costumbres alimenticias.
  • Después hay que plantearse un objetivo nutricional y uno emocional, por ejemplo: “quiero bajar de peso para ser más ágil y jugar con mis hijos”.
  • El apoyo de la familia es clave, ellos deben sumarse a los cambios.
  • Planificar las comidas, haciendo compras y buscando recetas, ayuda a mantenerse dentro de lo saludable.
  • Las recaídas son una oportunidad para recordar los objetivos y las motivaciones.

Referencias

CDC. (s.f.). Cómo Mejorar sus Hábitos de Alimentación. Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades : https://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/losingweight/eatinghabits.html

Secretaría de Educación. República de Honduras. (2010). Guía Metodológica para la Enseñanza de la Alimentación y Nutrición. Food and Agriculture Organization: https://www.fao.org/3/am283s/am283s00.pdf