Contagiarse con covid-19 puede provocar ansiedad y depresión

Redacción Mi salud es hoy (I)

Las secuelas de la covid-19 no paran de aparecer. Un estudio publicado en The Lancet Public Health encontró que los pacientes que estuvieron hospitalizados durante siete días o más tuvieron más riesgo de sufrir depresión y ansiedad.

“Puede ser como una secuela neurobiológica y también debido al estrés durante la enfermedad”, dice Katherine Chérrez, médico posgradista en psiquiatría.

“La ansiedad es una respuesta normal ante la incertidumbre”, explica. El cuerpo secreta sustancias como el cortisol, adrenalina y noradrenalina para prepararse para actuar ante situaciones peligrosas. Esta reacción se convierte en un problema cuando la ansiedad es permanente e interfiere en la cotidianidad.

Durante la pandemia, se ha visto que la población sufre de ansiedad de anticipación, ansiedad como parte de trastornos adaptativos y ansiedad y depresión tras haber sufrido cuadros graves de covid-19.

Ansiedad de adaptación. El estudio encontró que las personas que tuvieron Covid-19 leve eran menos propensas a experimentar síntomas de depresión y ansiedad que las que no se enfermaron. Esto se debe, explica la médica, a que quienes no se han enfermado pueden sufrir de ansiedad de anticipación, es decir, tener un alto nivel de ansiedad por el miedo al contagio.

“Quien se enfrentó a la enfermedad sin mayores complicaciones, vio que no era tan grave, entonces su nivel de ansiedad disminuye”, explica Chérrez.

Trastornos adaptativos. Las personas que tuvieron Covid-19 grave tuvieron más probabilidad de desarrollar ansiedad y depresión, de acuerdo con el estudio. Esto se debe a la imposibilidad de adaptarse a una situación o al desarrollo de trastornos como el de estrés postraumático.

En el primer caso, las personas que estuvieron hospitalizadas y pasaron por intubación, traqueotomías, gastrectomías, entre otros procedimientos traumáticos, pueden haber experimentado dificultad para adaptarse, lo que causa ansiedad.

Estrés postraumático. Esta puede ser una consecuencia de haber sufrido un evento traumático, como una hospitalización en terapia intensiva. Este trastorno se caracteriza por síntomas como ansiedad, sueños vívidos, ‘flashbacks’, entre otros.

¿Cuándo buscar ayuda?

La ansiedad puede expresarse con angustia, dolor de pecho, molestias gastrointestinales, entre otras. Es importante descartar las causas orgánicas y acudir a un especialista en salud mental si es que el malestar no cede. El tratamiento debe ser integral, dice Chérrez, es decir, psicofarmacológico y psicoterapéutico.

Fuentes

Katherine Chérrez, médico posgradista en psiquiatría y miembro de Psiquimed / 0998964126

https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(22)00042-1/fulltext

 

Perspectivas

  • Sufrir covid-19 grave puede provocar ansiedad y depresión
  • Esto puede deberse a la imposibilidad de adaptarse a situaciones como intubaciones, traqueotomías o gastrectomías.
  • Otro motivo es el desarrollo de trastornos como el estrés postraumático.
  • Mientras tanto, quienes tuvieron Covid-19 leve pueden ser menos propensos a experimentar síntomas de depresión y ansiedad que los que no se enfermaron.
  • Quienes no se han enfermado pueden sufrir de ansiedad de anticipación, es decir, tener un alto nivel de ansiedad por el miedo al contagio.
  • La ansiedad es una respuesta normal ante la incertidumbre, pero si se vuelve un problema que afecta la cotidianidad, hay que buscar ayuda.