¿Debo ir al psicólogo o al psiquiatra?

Redacción Mi salud es hoy (I)

La salud mental es un amplio espectro de cuadros y condiciones cuya atención demanda igual o mayor urgencia que una enfermedad física. De manera que, al igual que ocurre con los expertos que se especializan en dolencias específicas del cuerpo, hay que saber diferenciar cuándo es necesario acudir a un psicólogo y cuándo recurrir a un psiquiatra.

Existen características que ambos profesionales comparten y otras en las que difieren. La principal diferencia es que un psiquiatra cuenta con estudios en medicina que lo avalan para recetar medicamentos, mientras que el psicólogo no puede hacerlo al no tener esa formación.

En general, los dos disponen de herramientas y el conocimiento necesario para entender el funcionamiento del cerebro y el comportamiento humano. Además, en ocasiones utilizan terapias similares.

A continuación, una guía para esclarecer mejor sus funciones y capacidades:

Psicólogos: Se especializan en el comportamiento humano y muchos suelen realizar estudios adicionales de especialización, como la psicología clínica, forense, organizacional, educativa, etc. El psicólogo clínico está capacitado para atender con psicoterapia problemas diversos, entre los que se destacan:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Miedos y fobias
  • Estrés
  • Trastornos de la alimentación
  • Adicción a las drogas y al alcohol
  • Duelos o pérdidas
  • Problemas de pareja

Psiquiatras: Tienen su título en medicina con una especialización en psiquiatría, lo que les permite manejar trastornos mentales, emocionales y conductuales. Pueden tratar con psicoterapia, medicamentos e inclusive hospitalización (de ser el caso) los mismos problemas que tratan los psicólogos clínicos, pero sobre todo casos más graves, entre los que se destacan:

  • Depresión severa
  • Ataques de pánico
  • Esquizofrenia
  • Trastorno bipolar
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastorno de estrés postraumático

Trabajo en conjunto

Jessica Loor, psicóloga clínica guayaquileña, dice que lo más recomendable es que ambos profesionales trabajen de la mano, aunque siempre teniendo como punto de partida la visita al psicólogo.

“Así como todos hacemos en algún momento nuestros chequeos médicos, dentales, oftalmológicos, etc., así mismo es con nuestra salud mental. Vivimos tan aprisa que definitivamente tenemos que descargar, ordenar nuestras ideas, y eso es lo que se hace con un psicólogo. El psicólogo debería poder decirnos, además, si necesitamos un tratamiento mixto con un psiquiatra para trabajar en conjunto”, afirma.

Tratamientos

La experta aclara que las medicinas no son el único factor importante en el tratamiento y mejoría de un paciente.

“El psiquiatra te va a ayudar con una prescripción, pero no solo eso es la solución. Es importante que podamos sentirnos bien rápido, sin embargo, debemos tratar de hacerlo de manera personal, sin tanta medicina. Si la necesitamos, la necesitamos, pero se debe trabajar en conjunto con el psicólogo”, asegura.

Sentirse cómodo con el experto elegido

Jessica Loor destaca que es vital que la persona se sienta cómoda con el profesional que elija para manejar su caso.

“No siempre vamos a encontrar al psicólogo que nos va a manejar toda nuestra vida al primer intento. Tenemos que sentirnos bien donde vayamos a depositar nuestras quejas, alegrías, secretos, así que hay que buscar cuál teoría o cuál ritmo nos gustaría seguir. Si de repente soy más de hablar, preferiré un especialista que pueda tener esta línea, o si me gusta más lo actual me puedo ir por algo más moderno. Independientemente de lo que hagan, es cómo te sientas tú”, concluye.

 

Fuentes:

https://www.healthdirect.gov.au/psychiatrists-and-psychologists

 

Perspectivas:

  • Los psicólogos clínicos se especializan en el comportamiento humano y atienden con psicoterapia problemas como: depresión, ansiedad, miedos, fobias, estrés, adicciones, trastornos de la alimentación, etc.
  • Los psiquiatras son médicos con especialización en psiquiatría que pueden tratar con psicoterapia, medicamentos e inclusive hospitalización los mismos cuadros que tratan los psicólogos clínicos, pero sobre todo casos más graves como: depresión severa, esquizofrenia, trastorno bipolar, ataques de pánicos, trastorno de estrés postraumático, etc.
  • Lo más recomendable es que ambos profesionales trabajen en conjunto.
  • Es vital que la persona se sienta cómoda con el profesional que elija para manejar su caso.