Esos olvidos, ¿podrían ser Alzheimer?

Redacción Mi salud es hoy (I)

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa del cerebro que se presenta con mayor frecuencia a partir de los 60 años, aunque también hay casos desde los 50 años, según el neurólogo y docente universitario Jorge Moncayo.

“Es un tipo de demencia que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Los síntomas generalmente se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo, hasta que son tan graves que interfieren con las tareas cotidianas”, de acuerdo con la página web de la Asociación de Alzheimer.
Moncayo aclara que no todos los olvidos son Alzheimer y explica los avances de la enfermedad:

Al inicio, pequeños olvidos

Se diferencian de los olvidos habituales porque afectan, aunque sea en un nivel muy bajo, a la cotidianidad. Por ejemplo, dice el neurólogo, un ama de casa olvida las hornillas prendidas u olvida una receta que hacía con frecuencia. Puede ser aún más sutil, como olvidarse de haber puesto sal en la comida o de haberse tomado las medicinas y repetir las dosis.
Identificar estas señales es clave, pues en este estado el especialista puede recetar medicinas y sugerir cambios en el estilo de vida del paciente que retrasen el avance del Alzheimer.

Mayor afectación de la memoria

A medida que la enfermedad avanza, empezarán a olvidarse de hechos recientes, como lo que sucedió esta mañana o el día anterior. Más tarde llegará el olvido de conocimientos. Por ejemplo, un abogado puede olvidarse de leyes que manejó durante toda su carrera.

Confusión y desorientación

Los pacientes con Alzheimer suelen desorientarse en rutas conocidas, como la que se toma desde casa para ir a un mercado o supermercado cercano.
También sucede que les piden a sus familiares volver a casa, cuando se encuentran en el hogar en el que han vivido por varios años. Para los pacientes, los espacios actuales son ajenos y piden ir a sus hogares de la infancia o adolescencia.

Pérdida de independencia

Después, dice el neurólogo, los pacientes comienzan a tener dificultad para asearse y vestirse. Olvidan cómo realizar esas actividades o cómo usar las prendas. Por ejemplo, pueden intentar introducir la cabeza en la manga de un saco o ponerse la ropa al revés.

Etapas finales

La situación empeora a medida que el tiempo avanza. Los pacientes tienen dificultades para recordar el nombre de las cosas y poco a poco van perdiendo la capacidad para hablar. “En las etapas finales de la enfermedad, ya no hablan mucho”, dice Moncayo. Los pacientes también sufrirán trastornos del estado de ánimo.

Fuente
Jorge Moncayo, neurólogo y docente de la Universidad Internacional del Ecuador / 0999661544 / 02906958.

Insights

  • El Alzheimer causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento.
  • Los síntomas generalmente se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo.
  • Al inicio, los pacientes se olvidan de actividades como haber puesto sal en la comida o haberse tomado las medicinas.
  • A medida que la enfermedad avanza, no recuerdan hechos recientes, como lo sucedido esta mañana o el día anterior.
  • Después, olvidan conocimientos que usaron a lo largo de su vida profesional.
  • También olvidan las rutas habituales y se sienten desorientados.
  • La enfermedad empeorará y los pacientes olvidarán cómo asearse y vestirse.
  • Finalmente, la capacidad de habla se disminuirá y los pacientes sufrirán trastornos de ánimo.