La falta de vitamina D podría causar pérdida de función cognitiva

Redacción Mi salud es hoy (I)

La vitamina D no ha sido tan publicitada como la vitamina C o el calcio, sin embargo, cada vez se habla más de ella. Este nutriente es fundamental para el desarrollo y el mantenimiento de la función cognitiva, por lo tanto, su falta, puede traer graves consecuencias.

María José Paredes, nutricionista metabólica, explica que hay receptores de vitamina D en el lóbulo frontal, el cerebro, el tálamo y una parte del hipocampo, lo que indica la importancia de este nutriente para la salud del sistema nervioso.

Esta vitamina activa y desactiva enzimas que intervienen en la síntesis de neurotransmisores y en el crecimiento de los nervios. Además, protege a las neuronas y, en consecuencia, reduce los niveles de inflamación.

Deficiencia de vitamina D. Un paciente puede tener deficiencia de vitamina D por problemas de absorción o por falta de acceso a las fuentes de este nutriente. La consecuencia, en recién nacidos, niños y adolescentes, puede ser un desarrollo cognitivo inadecuado.

En la adultez, la falta de vitamina D está relacionada a la esquizofrenia, demencia, depresión, Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple y accidentes cerebrovasculares.

Alimentos ricos en vitamina D. Esta vitamina no abunda en los alimentos, pero es necesario mantener una dieta balanceada para asegurar la absorción de este y otros nutrientes que juegan un rol importante en la función cognitiva.

Los más importantes, de acuerdo con Paredes, son los pescados grasos como el salmón y el atún, la carne y el hígado de res, el queso y los hongos. En la actualidad, también hay gran variedad de alimentos fortificados, como la leche, los cereales, las bebidas de soya, el yogurt y el cacao.

El sol es la principal fuente. Cada vez hay más temor de tomar el sol, debido a los efectos de los rayos en la salud de la piel. No obstante, tomar hasta 20 minutos de sol al día es necesario para que el cuerpo absorba y metabolice la vitamina D.

La nutricionista recomienda hacerlo después de tomar un desayuno rico en los alimentos antes mencionados. Es necesario exponer los brazos, las piernas y el rostro.

Suplementación. Debe considerarse principalmente cuando una persona no tiene exposición al sol. Por ejemplo, cuando vive en un lugar en donde el invierno es muy marcado, trabaja en lugares oscuros o trabaja puertas adentro por más de ocho horas. Las personas de piel oscura también deben evaluar la suplementación, pues debido a la pigmentación, no hay buena absorción de vitamina D a través de la toma de sol.

Fuente
María José Paredes, nutricionista metabólica / IG @beginninghealthy_ / 0962517858

Perspectivas

  • La vitamina D es fundamental para el desarrollo y el mantenimiento de la función cognitiva.
  • Esta vitamina activa y desactiva enzimas que intervienen en la síntesis de neurotransmisores y en el crecimiento de los nervios.
  • También protege a las neuronas y, en consecuencia, reduce los niveles de inflamación.
  • La falta de este nutriente en recién nacidos, niños y adolescentes, puede provocar un desarrollo cognitivo inadecuado.
  • En la adultez, la deficiencia de vitamina D está relacionada a la esquizofrenia, demencia, depresión, Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple y accidentes cerebrovasculares.
  • El sol es la principal fuente de Vitamina D: tomar hasta 20 minutos de sol al día.
  • Esta vitamina también se encuentra en pescados grasos como el salmón y el atún, la carne y el hígado de res, el queso y los hongos.
  • Quienes no reciben suficiente sol y las personas de piel oscura deben evaluar la suplementación.