La obesidad es más que un problema de peso

Redacción Mi Salud es hoy (I)

Aunque a primera vista, la obesidad y el sobrepeso parecen problemas de peso, realmente son enfermedades que deben ser tratadas por equipos multidisciplinarios. La voluntad del paciente para cambiar su estilo de vida es el primer paso y el más importante para alcanzar una mejoría.

El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos cánceres. En pocas palabras, ponen en peligro la vida de quien sufre estas enfermedades. Por eso, el tratamiento personalizado es vital.

Reeducación nutricional

Estará a cargo de un nutricionista. “La educación nutricional es un proceso paulatino, tenemos que fijar metas”, dice Julieta Robles, médica y máster en alimentación y nutrición.

El paciente tendrá que reconocer los alimentos nutritivos y las cantidades necesarias. Un alimento bueno, explica la experta, es el que aporta vitaminas y minerales, como las frutas, los vegetales, los frutos secos y los pescados.

Mientras tanto, las frituras, los postres y las bebidas azucaradas aportan altas cantidades de azúcar, grasa saturada y carbohidratos, pero no tienen vitaminas ni minerales.

Prescripción de actividad física

Entrenadores físicos, deportólogos o nutricionistas especializados en actividad física pueden intervenir en esta arista. Para prescribir actividad física, el profesional debe tomar en cuenta las comorbilidades del paciente, como hipertensión o diabetes, y sus limitaciones físicas, como impedimento para caminar debido al exceso de peso.

“El tipo de actividad física que se prescribe va dirigido a que la mitocondria, que se encuentra en cada célula, se active y empiece a quemar más grasa, para que el metabolismo empiece a mejorar”, explica Robles.

Acompañamiento sicológico

Los psicólogos se harán cargo de esta parte del tratamiento. El objetivo es acompañar al paciente en el cambio de conducta, con el fin de que factores como la costumbre o la ansiedad no incidan para que el paciente no recaiga en malos hábitos de salud.

El psicólogo, además de otras técnicas, puede recomendarle al paciente que se una a grupos de apoyo, para que converse con personas que estén pasando por lo mismo y de esta forma sentirse acompañado y fuerte para continuar con el cambio de conducta.

Tratamiento farmacológico e intervenciones

El médico de cabecera definirá si es que hay necesidad de complementar el tratamiento con fármacos. La decisión se tomará con base en la historia clínica del paciente.

En algunos casos, principalmente de obesidad extrema y obesidad mórbida, el médico recomendará que el paciente se someta a técnicas de endoscopía, como el balón gástrico, o quirúrgicas. “El hecho de que haya que intervenir, no significa que el paciente no tenga que cambiar sus hábitos alimentarios o de actividad física”, finaliza la experta en alimentación y nutrición.

Fuente

Julieta Robles, médica y máster en alimentación y nutrición / 0998503123

 

Perspectivas

  • Es vital tratar la obesidad y el sobrepeso, pues son factores de riesgo de otras enfermedades.
  • Deben intervenir equipos multidisciplinarios, para que el tratamiento sea integral.
  • Una de las aristas es la nutrición. El paciente debe reaprender a alimentarse.
  • Este es un proceso paulatino, por lo que hay que trabajar con base en metas.
  • Otro punto importante es la prescripción de actividad física, con base en la salud y los objetivos del paciente.
  • El acompañamiento psicológico también es fundamental. Un especialista acompañará al paciente en el cambio de conducta.
  • Por último, en algunos casos será necesario el tratamiento farmacológico o intervenciones quirúrgicas.