“Me olvido de las cosas”

Redacción Mi salud es hoy (I)

Todos olvidamos, a veces, alguna cosa, acontecimiento o nombre, pero ¿cuánto es lo normal? El envejecimiento implica cierto grado de problema de memoria, así como una ligera disminución de otras habilidades de razonamiento. Sin embargo, hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer y los trastornos relacionados.

“Los olvidos ocasionales pueden ocurrirnos a cualquier edad e influyen factores como el estrés, el insomnio, la depresión o la ansiedad que generarían una disminución de la atención y lo que ocasionaría falta de concentración en las tareas que realizamos”, explica la doctora Sirio Barreto, neuróloga. Estos cambios en la memoria son generalmente manejables y no interrumpen las actividades del día, como trabajar o interactuar socialmente.

¿Demencia?

Según la Clínica Mayo, la palabra demencia es un término genérico utilizado para describir un conjunto de síntomas, como el deterioro de la memoria, el razonamiento, el juicio, el lenguaje y otras habilidades de pensamiento. Por lo general, la demencia comienza gradualmente, empeora con el tiempo y, además, afecta las capacidades de la persona en el día a día, ya sea profesional o socialmente.

Otras señales tempranas para descifrar la demencia podrían incluir:

  • Hacer las mismas preguntas una y otra vez.
  • Demorar más en realizar tareas conocidas, como seguir una receta.
  • Colocar objetos en lugares inapropiados como, por ejemplo, poner una billetera en el cajón de la cocina.
  • Perderse al caminar o manejar en una zona conocida.

¿Cuáles son las enfermedades que causan daño progresivo al cerebro y que tienen como consecuencia la demencia?

  • Enfermedad de Alzheimer, la causa más común de demencia
  • Demencia vascular
  • Demencia frontotemporal
  • Demencia con cuerpos de Lewy

¿Cuándo hay que preocuparse?

“Cuando los olvidos sean progresivos, afecten nuestra vida diaria y sean acompañados con cambios en la personalidad”, sostiene la doctora Barreto, quien afirma que estas señales son indicativos de que todo paciente debe acudir al neurólogo y siempre con el acompañamiento de un familiar o amigo cercano, ya que es de suma relevancia los datos que aporte la otra persona.

Sabios consejos

Tips que pueden cambiar el estilo de vida y evitar la pérdida de memoria a largo plazo.

  1. Dormir bien. Para no estar cansados y darle oportunidad al cerebro de que procese la memoria desde el «almacén temporal» de la memoria a corto plazo al «almacén permanente» de recuerdos a largo plazo.
  2. Llevar una dieta saludable. La dieta mediterránea, que incluye pescado, frutos secos, aceite de oliva, vegetales y cereales enteros es beneficiosa para el cerebro y, por lo tanto, para la memoria.
  3. Hacer ejercicio. Realizar actividad física, como caminar o nadar por 30 minutos, cinco días a la semana, ayuda a mejorar el estado de ánimo y es antidepresivo.

 

Fuentes:

Dra. Sirio Barreto Cruz, neuróloga. Teléfono: 0987058130. Dirección: Clínica Kennedy Policentro

https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/el-temblor-esencial-mas-comun-que-el-parkinson-pero-a-menudo-mal-diagnosticado/

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/essential-tremor/symptoms-causes/syc-20350534

 

Perspectivas:

  • “Los olvidos ocasionales pueden ocurrirnos a cualquier edad e influyen factores como el estrés, el insomnio, la depresión o la ansiedad que generarían una disminución de la atención y lo que ocasiona falta de concentración en las tareas que realizamos”, explica la doctora Sirio Barreto, neuróloga. Estos cambios en la memoria son generalmente manejables y no interrumpen las actividades del día.
  • Cuando los olvidos son progresivos, afectan nuestra vida diaria y son acompañados con cambios en la personalidad son señales que se debe acudir al neurólogo.
  • La dieta mediterránea, que incluye pescado, frutos secos, aceite de oliva, vegetales y cereales enteros es beneficiosa para el cerebro y, por lo tanto, para la memoria.